Categories: Interes347 words1.3 min read

Privacidad en espacio de trabajo

Autor

Alina Velázquez

Fecha

abril 25, 2020

Categorías
Compartir

El diseño de oficinas ha evolucionado hacia los espacios abiertos, donde los trabajadores pueden comunicarse con más facilidad, compartir ideas, hacer equipo y trabajar en un entorno menos agobiante sin embargo está comprobado que la privacidad en el espacio de trabajo es decisiva para la productividad de nuestras actividades. En el presente artículo te compartiremos algunas ideas para lograr el equilibrio de ambas condiciones de oficina.

Estancias o habitaciones tranquilas

Sabemos que no todas las tareas requieren la misma concentración, y en ocasiones un espacio abierto puede ser muy frustrante para un empleado que está tratando de sacar adelante una tarea que requiere silencio y concentración. Cuando un compañero está haciendo llamadas telefónicas, otro no deja de toser, y además hay un grupo de trabajo justo al lado haciendo una lluvia de ideas hace que sacrificar o compartir nuestra privacidad en el espacio de trabajo se vuelve chocante, e imposible para el proceso de nuestros objetivos laborales. Las habitaciones tranquilas resuelven este problema, ya que proporcionan un entorno silencioso en el que las tareas que requieren más concentración pueden llevarse a cabo sin distracciones.

Reduce las distracciones visuales

Los espacios abiertos proporcionan mucha luz a las estancias, pero también fomentan las distracciones visuales. Para evitarlas, es recomendable crear pequeñas zonas sin cerrar el espacio, que limiten el horizonte visual y además ayuden a dar sensación de privacidad en el espacio de trabajo. Estas zonas se pueden crear fácilmente gracias al mobiliario modular y flexible, que permite adaptarlo a las necesidades, moverlo sin esfuerzo, y utilizarlo como frontera entre un espacio y otro.

Siguiendo estos consejos, lograrás privacidad en el espacio de trabajo, y tendrás un sitio para la comunicación y el intercambio, sin sacrificar la creatividad y la productividad con las tareas que requieren más concentración. La clave es disponer de estancias con un grado variable de ruido y privacidad, para que sean los empleados los que puedan escoger el lugar más adecuado en cada momento.

Artículos relacionados